MI TRABAJO

MI TRABAJO

sábado, 6 de marzo de 2010

EL VESTIDO DE MUJER




- La ropa interior no existía coma tal, las romanas cuando tenían frió, abrigaban sus piernas con unas vendas. Algunas para sujetar y realzar el pecho utilizaban las mamillare o fascia pectoralis (especie de faja de tejido fino). Otras llevaban el strophium, cinta de cuero suave que sostenía el pecho a modo de corsé. Las mujeres de la alta sociedad o ricas utilizaban una especie de redecilla realizada con hilos de oro o plata para sujetar los pechos en las grandes ocasiones, los pezones o areolas eran pintadas con tonos dorados, plateados o rojizos. - Los pantalones eran considerados una prenda de bárbaros, pero curiosamente durante las guerras en la Hispania los romanos adoptaron de los celtiberos las braccae (pantalones cortos). - Cuando la toga era la única prenda los romanos utilizaban ropa interior, el llamado subligar, campestre o cinctus, una especie de calzón blanco. Con el tiempo este calzón pasó a ser utilizado solo por los cómicos, los atletas y campesinos. Los romanos cuando tenían mucho frió se solían poner dos o tres túnica. El Emperador Augusto era tan friolero que llegó a llevar cuatro túnicas.
Las mujeres llevaban una camisa, y por encima una stola, era una especie de larga túnica muy parecida al quitón griego (una especie de vestido largo con mangas) y lo ceñían al talle con un cinturón. Sobre ella se ponían una palla, manto rectangular de lana que les cubría los hombros y a veces la cabeza (también llamado GRAN MAN, era parecido al HIMATIÓN GRIEGO. Debajo de la túnica llevaban una especie de blusa sin mangas y un strophium, que era una suave cinta de cuero atada bajo el pecho. Ni las jóvenes ni las mujeres respetables se cubrían con una toga, ya que era símbolo de adulterio o de que se trabajaba como prostituta.
Les gustaba salir a la calle cargadas de joyas y aderezos, las encontradas en las diversas excavaciones están delicadamente labradas.
El tocado era muy importante.
-PEPLO DÓRICO, trozo de tela de lana o lino de forma rectangular con un pliegue inicial, apotygma, que queda sobre el pecho y la espalda como una “sobrefalda”. Se sujetaba a los hombros con fíbulas y se ceñía a la cintura por un cinturón, que servía también para ajustar el largo del traje. Podía estar decorado con cenefas y dibujos variados.
PEPLO JÓNICO, también llamado quitón, era un vestido de lino, más elaborado y propio de mujeres de clase alta. Consistía en un trozo de tela más largo, pero menos alto que el dórico, ya que no tiene “sobrefalda”. Se sujetaba a los hombros por una serie de fíbulas y con dos cinturones, uno por la cintura y otro por las caderas, que servía para acortar o alargar el vestido a voluntad.
EL QUITÓN
La pieza de vestir más popular y cotidiana para hombres y mujeres, hecha con lino o lana. Consiste en un trozo de tela rectangular, que puede ser de una sola pieza o cosido por un lateral, fijado a los hombros por fíbulas y ceñido con un cinturón. Normalmente era corto, pero los altos personajes de la política o de la religión los llevaban largos hasta los pies.
EXÓMIS similar al quitón, iba abrochado a uno de los hombros, dejando el brazo derecho al descubierto y permitiendo así una gran libertad de movimientos.
EL HIMATION
Pieza muy larga de forma semicircular. Su colocación era muy variada, aunque prácticamente siempre dejaba libre el hombro derecho y parte del torso: podía ir colgando desde el hombro izquierdo hasta el tobillo mientras la otra parte rodeaba la espalda y se recogía sobre el mismo hombro, o bien se podía recoger el faldón con el brazo izquierdo que quedaba inmovilizado, también se utilizaba como un velo, cubriendo lo cabeza. Se llevaba solo sobre el cuerpo desnudo o bien sobre el quitón o el peplo, ya que lo llevaban tanto hombres como mujeres.
LA CLÁMIDE
Es una capa rectangular de lana fina, abrochada con una fíbula alrededor del cuello. Era un manto propio de reyes cuando estaba adornado con ladrados o presentaba colores vivos, pero también una capa de viaje o militar, cuando estaba elaborada de manera más tosca y con colores más apagados

Había otros tipos de mantos, que solían utilizar las mujeres acomodadas, y que podían ser de lino o de lana. Recibían el nombre genérico de faros y consistían en un trozo de tela rectangular, más largo que ancho y que se podía sujetar con fíbulas o simplemente se dejaba caer sobre los hombros.
LA STOLA Y LA PALLA
La stola era el traje que la mujer romana casada llevaba sobre la subucula; era largo hasta los pies y se ceñía con un cordón por las caderas y con un cinturón bajo los pechos, la zona. Se dice que podía estar decorado con una banda de color púrpura; en época posterior a la clásica fue sustituida por la túnica dalmatica, una túnica muy elaborada que también llegaron a utilizar los hombres en lugar de la toga.
LA PALLA era un manto, evolución del himation griego, que las mujeres utilizaban cuando salían en público, habitualmente cubriéndose lo cabeza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola qué tal, tu blog está muy interesante, me gustaría saber de dónde recabaste la información, lo necesito urgente para mi tesis de universidad. Muchísimas gracias!!

Carolina

mi correo es: morgensternlie@gmail.com, te agradecería tu respuesta! Gracias!